¿A dónde irán a parar los votos de Marina?

0
Foto: BLOOMBERG Marina Silva (izq.) estuvo acompañada por su fórmula vicepresidencial, Beto Albuquerque, tras conocer los resultados de los comicios.

BRASIL. Son veintidós millones de votantes los que el domingo pasado ‘marinaron’. La palabra llegó a pegar fuerte en el momento caliente de la campaña para la candidata Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño (PSB).

Pero no le alcanzaron para el sueño de la segunda vuelta. Incluso, se quedó más atrás de lo esperado.

Sin embargo, ahora esos votos se han convertido en la parte más jugosa del pastel electoral. Una quinta parte del total que se convierte en indispensable para que Rousseff o Neves se alcen con la victoria el próximo 26 de octubre, en tres semanas.

Y para ello, los 2 finalistas preparan sus armas para seducir no solo al votante sino también a la propia Marina.
Apelando a lo que ocurrió en el 2010, cuando Silva se mostró neutral para el balotaje que enfrentó a Dilma y José Serra, círculos del Partido de los Trabajadores piden que incluso uno de los mentores políticos de Marina hable con ella: el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

Sin embargo, parece complicado que acepte después de la línea ofensiva que siguió la campaña del PT contra la que parecía amenaza más fuerte para Rousseff.

¡Mintieron!

El politólogo Ricardo Ismael, que había pedido el voto para Marina Silva en la primera vuelta, estalló en las redes sociales en las últimas horas. “El PT mintió diciendo que Marina no iba a explotar el petróleo, que la propuesta de autonomía para el Banco Central iba a sacar la comida de la mesa de los brasileños, mintieron, en definitiva. ¿Y ahora quieren hablar con Marina, después de destruir su historia e imagen pública?”.

Por el otro lado, el de Aécio Neves, del centrista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), el guiño fue más evidente: en cuanto agarró el micrófono en la celebración del domingo por la noche. Neves quiso dedicar el triunfo a su amigo, pero contrincante, Eduardo Campos, cuya muerte condicionó la campaña y provocó la entrada de Marina Silva: “Quiero recordar a Eduardo, cuyos ideales y sueños los lucharemos hasta el final. Es el sentimiento más puro de los brasileños con capacidad para indignarse, pero también para soñar”.

“Todos los que puedan dar contribución son bienvenidos. El nuestro no es un proyecto de un partido sino de todos los brasileños que quieren ver al país crecer”, afirmó Neves en una rueda de prensa que concedió tras la divulgación del 97,98 por ciento del escrutinio.

Mientras tanto, en la calle, los votantes de Marina no tienen todavía muy claro qué hacer con su voto. En el barrio de Botafogo, en Río de Janeiro, se escuchó: “Yo votaré por Aécio si veo que Marina lo apoya”, afirma José Vieira, instalador de aire acondicionado en esta ciudad.

Así que queda claro la importancia de un pronunciamiento oficial de Marina para reafirmar lo que deslizó el propio domingo por la noche.

Para los analistas, Silva debe definir rápidamente a quién apoyará en segunda vuelta. Es un tema difícil, ya que sus aliados del PSB de Campos podrían respaldar a sus antiguos compañeros del PT, mientras que ella y su partido Red Sustentabilidad, que no logró registrar a tiempo para estos comicios, podría mirar a Neves.

Otros electores, sin embargo, son más apocalípticos: “Yo había confiado en Marina y ahora mi voto será nulo”, dice Nice Figueiredo, profesora de preescolar.

En la pericia por convencer a perfiles como estos puede residir la crucial decisión del próximo 26.

ARTURO LEZCANO
RÍO DE JANEIRO

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here