Alfonso Romo no es ejemplo de transparencia empresarial: The Wall Street Journal

0

Cd.Victoria, Tamaulipas.- Si de fichas y lacras se habla no hay mejor ejemplo que Andrés Manuel López Obrador y su inigualable equipo de campaña, como su coordinador del Proyecto de Nación, Alfonso Romo, ya que mínimo una operación con su empresa Seminis dejó dudas sobre su compromiso con la transparencia y la responsabilidad ética.

Según informes del artículo de The Wall Street Journal, “How to Get Rich Quick in Mexico”, la periodista Mary Anastasia O’Grady, destaca que en política, la marca registrada del candidato presidencial de Morena es el corporativismo de amigos, por lo que antes de que los mexicanos lo hagan presidente, deberían saber un poco más sobre sus patrocinadores.

Ante los hechos y referente al tema, O’Grady afirmó que no está claro que Romo, actual asesor económico de López Obrador e integrante de su eventual gabinete, sea el mejor portavoz del espíritu empresarial ético, pues hay dudas sobre su compromiso con la transparencia y la responsabilidad fiduciaria, por lo que expresó que en 2002 hcuando fue presidente y director Ejecutivo del conglomerado mexicano Savia y de una empresa llamada Seminis, la cual producía semillas y era propiedad del 75 por ciento de Savia, y cotizaba en el Nasdaq.

Al parecer esta empresa se había involucrado en una rápida expansión mediante adquisiciones, lo cual creó un estrés financiero que podría haberse superado usando los mercados de capitales, pero en diciembre de aquel año, Savia firmó una carta de intención no vinculante para vender la empresa al corporativo estadunidense Fox Paine.

Por lo que O’Grady relata en su artículo que un vocero del señor Romo, Bernardo Jiménez, le dijo por teléfono desde México que Fox Paine había mostrado interés en la compañía por varios años, por lo que el señor Romo veía esto como la mejor opción para lidiar con la pesada carga de deuda de Seminis.

Cabe destacar que este escrito hace hincapié que la oferta inicial de Fox Paine fue de 3.40 dólares por acción, mientras que la junta directiva de Seminis planteaba un precio de cuatro dólares por acción para los accionistas públicos.

Asimismo, Jiménez aseguró que el éxito de dichos negocios se debió a que Seminis se reestructuró y disminuyó la controversia sobre organismos genéticamente modificados, revalorizando enormemente a las compañías agrícolas y de semillas.

Y para cerrar con broche de oro, la articulista invita a que la sociedad se plante  si Alfonso Romo mantuvo su responsabilidad fiduciaria como presidente para concretar un trato transparente, y así decir si esa definición es la misma de ética.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here