El gobierno de Yemen dimite en bloque tras los últimos combates

0
  • La presidencia abrió la puerta a acercamientos con los milicianos mediante un comunicado
  • Entre el lunes y el martes se produjeron 35 muertes y 94 personas resultaron heridas
  • Los países del Golfo Árabe habían condenado lo que han llamado ‘golpe de Estado’

El primer ministro yemení, Jaled Bahah, ha presentado este jueves su dimisión al jefe de Estado, Abdo Rabu Mansur Hadi, y ha descrito la crisis que vive el país estos días como un “laberinto político” que le impide gobernar con “eficacia”.

La dimisión de Bahah, que fue nombrado el pasado 13 de octubre, significa también la dimisión en bloque de todos los miembros del Gobierno yemení, según un comunicado difundido por el portavoz del Ejecutivo, Rayeh Badi.

El presidente Hadi también ha presentado su renuncia, pero el parlamento la ha rechazado e inmediatamente ha convocado una sesión especial este sábado para abordar la crisis política.

Hadi ha denunciado que Yemen se encuentra “en un callejón sin salida”. Según ha revelado el secretario de la Presidencia, Yahia al Arasi, el hasta ahora jefe de Estado ha enviado una carta a la Asamblea Legislativa en la que ha acusado a las distintas fuerzas políticas de “falta de responsabilidad” para llevar a Yemen “a buen puerto”.

Hadi, quien se hizo cargo de la Presidencia del país el 25 de febrero de 2012 tras la renuncia de su antecesor, Ali Abdalá Saleh, que siguió a las protestas de 2011, ha lamentado sentirse “humillado” y haber pasado “grandes sufrimientos” durante su mandato.

En una carta, Hadi ha advertido de que lo ocurrido el pasado septiembre, cuando los combatientes del movimiento chií de los hutíes ocuparon varios puntos de la capital, Saná, “afectó el cauce normal” de la transición política en Yemen.

El jefe de Estado ha pedido perdón a todos los yemeníes y ha reconocido “no haber sido capaz de lograr los objetivos por los que aguantó un gran sufrimiento” durante estos años.

Ante la inexistencia de un vicepresidente y tal y como contempla la actual Carta Magna yemení, el poder quedará en manos del presidente de la Cámara de los Diputados, Yahia al Raie.

Al Raie presentará a debate y votación en dicho encuentro la aceptación o el rechazo de la renuncia del hasta ahora presidente. Una fuente parlamentaria ha detallado que el presidente de la Cámara de los Diputados “no tiene la potestad” de aceptar la dimisión, sino que ésta debe ser votada por el Parlamento

Esta crisis se produce después de que los milicianos que asediaban el palacio presidencial de Yemen y Hadi alcanzaran el miércoles un acuerdo para poner fin a la crisis abierta en el país.

Por su parte, fuentes médicas y de seguridad habían confirmado que durante los combates del lunes y del martes en la capital yemení se habían producido 35 muertes y 94 personas habían resultado heridas.

Según el acuerdo, la milicia abandonaría el palacio presidencial y dejaría en libertad al jefe del Estado Mayor, secuestrado el sábado. A cambio, el proyecto de Constitución al que se oponen podría ser modificado.

El consenso se ha conocido después de que la presidencia yemení emitiera el miércoles un comunicado en el que decía que la Constitución es un proyecto abierto a modificaciones y que la situación de Saná se normalizaría con su rápida vuelta a las instituciones gubernamentales. Además, expresaba que los hutíes y el movimiento herak del sur tienen derecho a estar representados en todas las instituciones del Estado.

El exterior interviene
Siguiendo esta línea, un portavoz del Departamento de Estado estadounidense aclaraba que Hadi sigue siendo el presidente legítimo de Yemen y que Estados Unidos mantenía el contacto con él.

Los ministros de Exteriores del Golfo Árabe habían condenado el miércoles lo que han denominado como “golpe de Estado” llevado a cabo en Saná por el movimiento yemení de los hutíes después de que el grupo musulmán de los chiítas tomara el palacio presidencial y acabara con sus guardias durante una batalla que ha durado dos días.

Los representantes del Consejo de Cooperación para los Estados Árabes del Golfo (GCC) habían exigido a los hutíes que se retiren del palacio presidencial y de la residencia privada del líder yemení, además de que liberen a un ayudante de Hadi que han tomado como rehén, de que normalicen la situación de inseguridad en Saná y que devuelvan el control de las instituciones al Estado. En este órgano se integran Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Kuwait, Omán, Qatar y Bahrein.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here