El parto de su mascota tiene tres etapas

0
Foto: Shutterstock El promedio de crías en perros es de 6 a 12, y en gatos es de 1 a 8. Durante el parto hay que supervisar que los signos no varíen.

El embarazo de las perras y las gatas suele ser rápido. Esto implica que se tomen acciones a tiempo que permitan a su mascota tener un parto sin problemas en casa. Según el veterinario Édgar Gutiérrez, director de la Clínica Veterinaria Universidad de La Salle, el periodo de gestación de la perra es de 58 a 64 días, mientras que el de la gata es de 63 a 65 días.

“Además, hay que tener presente que los perros alcanzan la pubertad, en promedio, desde los 10 meses de edad, pero la recomendación es que no se haga monta antes del año y medio en los machos, y en las hembras dependerá de la raza, pero no debe hacerse antes del segundo celo que aproximadamente se presenta al año y medio”, explica.

Pero el cuidado de una hembra gestante debe comenzar desde el momento mismo de la monta e incluso antes, siendo la nutrición y la sanidad los puntos más relevantes.

El doctor Felipe Moncada, médico veterinario de Biopromedic, recomienda que la madre debe estar libre de cualquier signo de enfermedad, desparasitada y con el plan de vacunación al día. “Tanto la perra como la gata gestantes deben ser controladas por el veterinario cada 10 días para evaluar su estado de salud, su peso y su higiene en general”, señala.

En el momento del parto, tanto en gatas como en perras, se presentan tres etapas. La primera es la fase de dilatación, en donde comienzan las primeras contracciones uterinas. “Allí se presentan signos clínicos como excitación, inquietud, jadeo constante, lamido vulvar e incomodidad. Esta etapa puede durar hasta 12 horas”, resalta Moncada.

La segunda es la expulsión. Esta comienza cuando el primer feto entra en el canal del parto, provocando un aumento significativo en los niveles de oxitocina, que aumenta la frecuencia y la fuerza de las contracciones. “En este momento hay una secreción oscura que sale de la vulva, que solo se da antes de la salida del primer feto. El intervalo entre cada feto puede variar de 15 minutos hasta dos horas”, puntualiza el veterinario.

La tercera fase es el alumbramiento. Esta va desde la expulsión del primero hasta el último feto, y su duración depende del número de fetos presentes. “La principal recomendación es ayudar a la madre en caso de ver signos indicativos de algún problema, como duración excesiva entre cada feto, es decir mayor a dos horas; o que la madre no pueda expulsar las placentas o que no limpie a los cachorros una vez nacidos”, añade el especialista.

El número de crías depende de varios factores, como la edad del animal y la raza. De acuerdo con los especialistas, el promedio de crías en perros es de 6 a 12 y en gatos es de 1 a 8. La forma más efectiva de verificar la cantidad de fetos antes del parto es la ecografía.

Una vez nacen es primordial no solo prestarle atención a la nueva madre, sino también a las crías. Esto incluye una vigilancia cada hora durante las primeras 24 horas luego del nacimiento y validar su estado físico. También debe asegurarse que los cachorros tomen el calostro las primeras 24 horas y mantener aseada la zona donde está la camada.

Tenga vigilada la salud de la madre

Es ideal realizar al menos dos exámenes de sangre durante la gestación para evaluar que el nivel de células tanto rojas como blancas, así como la glucemia, estén normales, ya que es común que se genere hiperglucemia gestacional.

El uso de medicamentos durante la gestación se debe restringir a los indicados por el médico veterinario, puesto que hay varios que son contraindicados en la preñez.

En cuanto a la dieta, los especialistas recomiendan dar una de cachorros a la madre durante la gestación. Esta tiene mayor cantidad de energía y proteínas de alta calidad, así como vitaminas y minerales esenciales para el periodo gestante.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here