La infidelidad de Apple lleva a la quiebra al fabricante de pantallas del iPhone 6

0

Ser socio de una de las compañías de mayor éxito a escala mundial es mucho. Pero no basta con ser el fabricante elegido por Apple para dotar de pantalla a su preciado iPhone, también hay que cobrar el trabajo realizado. Es lo que le ha fallado al fabricante estadounidense GT Advanced Technologies, que acaba de anunciar su bancarrota, por la tardanza de Apple en efectuar un pago. Se trata nada menos que del proveedor de las pantallas de zafiro de los dispositivos de Apple, que ahora culpa a la compañía de la manzana mordida por haberse visto obligada a cerrar dos fábricas y despedir a 890 trabajadores.

En noviembre de 2013, GT Advanced firmó un contrato con Apple para la fabricación de las pantallas de cristal de zafiro de los nuevos iPhone 6 y iPhone 6 Plus. Para poder cumplir la demanda prevista, Apple impulsó la creación de la mayor fábrica de zafiro sintético del mundo, ubicada en Mesa (Arizona, EEUU). La planta sería gestionada por GT Advanced, con una inversión inicial de 578 millones de dólares, tal y como recoge Fortune. La inyección económica para el proyecto fue fraccionada en tres pagos, a acometer durante 2014, de los cuales aún resta el último tramo de 139 millones de dólares, previsto para octubre y que Apple ha decidido atrasar. El quebradero de cabeza de GT Advanced comienza cuando decide invertir en agosto de este año 90 millones de dólares, con vistas a incrementar la producción de zafiro sintético para las pantallas del iPhone 6 y iPhone 6 Plus.

Con esta inversión GT Advanced instaló nuevas máquinas con hornos más grandes para producir zafiro con un grosor más fino. La crisis nace cuando, según Wall Street Journal, los ingenieros de Apple determinaron que los prototipos de pantallas de zafiro ofrecidos por GT no habían superado las pruebas de rotura y los estándares de la compañía. Según el parecer de Apple, los nuevos hornos adquiridos por GT no eran capaces de producir cristal de zafiro lo bastante sólido. Tras este dictamen, la compañía de Tim Cook decidió volver la vista hacia la compañía Corning, fabricante de las pantallas Gorilla Glass 3 y prescindir de GT.Tras su inversión en maquinaria y el excedente de cristal fabricado, el rechazo de Apple empuja a GT para solicitar la protección del Capítulo 11 de la Ley de bancarrota de EEUU.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here