Libera el EI a unos 270 yazidíes en el norte de Irak

0

Unas 270 personas que profesan la ancestral religión yazidí fueron liberadas en el norte de Irak por el Estado Islámico (EI), en una sorpresiva operación que terminó con cinco meses de cautiverio y puso al descubierto las historias de decenas de mujeres jóvenes que fueron vendidas como esclavas sexuales o se suicidaron para no ser enajenadas.

Los combatientes del EI trasladaron a los yazidíes desde Tal Afar, en la frontera con Siria, a las afueras de Erbil, la capital de la región autónoma kurda de Irak.

Los yazidíes, que profesan una religión precristiana, fueron capturados durante la ofensiva que lanzó en agosto pasado el EI, organización religiosa-militar que proclamó ese mismo mes un califato en amplias zonas del norte de Siria e Irak. Desde entonces, aviones de Estados Unidos, Francia y otros países lanzan bombardeos con el fin facilitar al ejército iraquí y a los kurdos en Siria la recuperación territorial.

Para eludir la captura en agosto, unos 50 mil yazidíes huyeron de localidades iraquíes como Sinjar –cerca de la frontera con Siria– y se refugiaron en las montañas del norte. Con base en la ley islámica o sharia, el EI obliga a la conversión de los infieles o condena a muerte a quienes practican otra religión.

La mayoría de los liberados son ancianos o madres con hijos pequeños, en mal estado de salud o con signos de maltrato, informó el general Shirko Fatih, comandante de las fuerzas armadas kurdas en Irak, conocidos como peshmergas. “Probablemente era demasiado caro alimentarlos y cuidarlos”, señaló el militar, aunque el EI no dio explicaciones sobre la liberación.

Versiones conocidas previamente sobre la violación y venta de mujeres jóvenes fueron confirmadas por los liberados.

Amnistía Internacional reportó recientemente que unas 300 mujeres habían escapado desde la ofensiva del EI en agosto.

Testimonios dieron cuenta de cómo muchas de las jóvenes cautivas se suicidaron antes de ser entregadas a hombres que pagaron por ellas, a pesar de que los combatientes del EI las amenazaron con matar a sus familiares si escapaban o se suicidaban.

Luna, de 20 años, relató el episodio en que Jilan, de 19, se cortó las venas y se colgó en el baño cuando supo que sería entregada a un comprador.

Mientras, en Siria, al menos 18 personas murieron durante una operación del ejército en Hasaka, región del oriente del país, que ha estado bajo control de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo y otra organización armada de la misma etnia, conocida como Asayesh. Ocho de los fallecidos eran militantes de esos grupos.

En la región noroccidental de Siria, un avión militar se desplomó a causa del mal tiempo. En el accidente murieron 35 uniformados, según reportó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, la entidad que ha monitoreado desde Londres la guerra de casi cuatro años en este país. El Frente Al Nusra, ligado a la red Al Qaeda que fundó Osama Bin Laden, se adjudicó la caída de la nave.

También en Siria, el ejército desalojó a unas 4 mil personas de la región de Guta Oriental, controlada por opositores y sometida a constantes asedios militares.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here