Llaman a medio millón de Tesla a taller por problemas en el capot y la cámara de marcha atrás.

0

Los modelos afectados son los Model 3 y Model S. Tesla llamó a casi medio millón de unidades a una revisión especial en Estados Unidos para reparar dos desperfectos que se presentaron en sus modelos Model 3 y Model S. Se trata de un problema con la cámara de marcha atrás y con el capot, respectivamente. Así lo informó la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras de EEUUEn total las unidades afectadas ascienden a 475.000. En el caso del Model 3, van de 2017 a 2020 (unas 360.000 unidades), no se descarta que el problema se extienda a ejemplares vendidos en Europa. Lo que ocurre en determinados casos es que por una falla de diseño los cables de la cámara de marcha atrás presentarían un desgaste prematuro y la misma dejaría de funcional.“El cable coaxial está fijado a un arnés en la tapa del maletero y se extiende o se pliega cuando el maletero se abre y se cierra. Cuando el maletero está cerrado, el arnés se pliega y puede experimentar un radio de curvatura muy cerrado, tensionando el núcleo del cable”, dijo Tesla en su informe de llamada a la NHTSA. “Con el tiempo, la apertura y el cierre repetidos del maletero pueden causar un desgaste excesivo del cable coaxial. Si el desgaste hace que el núcleo del cable coaxial se separe, la alimentación de la cámara de visión trasera no llega a la pantalla central”, detallaron en la marca. En el caso del Model S, el más lujoso de la marca, la traba del capot podría fallar y en determinadas ocasiones abrirse, lo que lógicamente es un peligro y puede generar un siniestro vial. Otro golpe para la marca de Elon Musk Tesla, la reconocida marca de autos eléctricos fundada y presidida por Elon Musk, recientemente tuvo que corregir sobre la marcha lo que se consideró un error y fue obligada a eliminar la función de videojuegos con el auto en movimiento por ser de alto riesgo, según concluyó una investigación de la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) de los Estados Unidos. En la última actualización del sistema de información y entretenimiento, los autos de Tesla ya no permiten jugar a los videojuegos durante la circulación. La NHTSA detectó que el riesgo de distracción para el conductor era muy alto, pese a que, en los papeles, sólo estaba habilitado para los acompañantes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here