Los republicanos, a Obama: 'El presidente no lo ha pillado'

0

El presidente del Senado de EEUU, Mitch McConnell, ha replicado al Discurso sobre el Estado de la Unión de Barack Obama con una frase rotunda: “Con el debido respeto, él no controla la agenda del Senado”. Efectivamente, es el Partido Republicano, al que pertenece McConnell, quien tiene el control de esa cámara. Y también de la Cámara de Representantes. En otras palabras: gran parte del Discurso fue una declaración de principios sin ninguna posibilidad de hacerse realidad.

Ése fue el caso de la mayor parte de las propuestas en materia fiscal del presidente. ¿Las subidas de impuestos a las plusvalías de las rentas más altas? Competencia del Congreso. ¿El alza del Salario Mínimo Interprofesional (SMI)? Competencia del Congreso. ¿La creación de un sistema nacional de bajas por maternidad? Competencia del Congreso. ¿La gratuidad de la enseñanza en los ‘community colleges’, que son unas universidades que ofrecen grados de dos años y a las que acuden el 40% de los estadounidenses? Competencia del Congreso.

Y el Congreso no va a aprobar ninguna de esas medidas. De hecho, el presidente del Comité Financiero del Senado, el también republicano Orrin Hatch, respondió de forma clara a Obama: Por desgracia, el presidente no lo pilla.

Obama, sin embargo, ha jugado las bazas de las administraciones locales. EEUU es un país federal y, como el presidente recordó, hay Estados republicanos (Tennessee) y ciudades demócratas (Chicago) en los que las matrículas de los ‘community colleges’ son gratuitas. O sea, que lo que no hace el Congreso a nivel nacional, se puede hacer a nivel local o regional.

El presidente también mencionó que en las elecciones legislativas de noviembre -en las que su partido, el Demócrata, sufrió una derrota brutal- los estadounidenses votaron en varios referéndums a favor de la subida del SMI en sus Estados.

En otras palabras: si el Congreso no quiere, tal vez los Estados sí. Es la misma táctica que fue empleada con éxito para imponer el matrimonio homosexual en EEUU. Poco a poco los Estados lo fueron autorizando, hasta que el movimiento en favor de esas uniones resultó imparable. Es una estrategia gradualista, con muchas incertidumbres, pero al menos con alguna posibilidad de funcionar.

En todo caso, lo que Obama sí está haciendo es fijar el debate para las elecciones de 2016. Al insistir en la pérdida de oportunidades para gran parte de la población de EEUU, el presidente está recuperando la popularidad perdida en 2013 y 2014, y está allanando el camino para que lo que muchos consideran la ‘asignatura pendiente’ de su mandato -la reducción de las desigualdades- siga en la agenda política después de que él haya dejado la Casa Blanca.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here