Más impuestos a los ricos

0
  • Obama instará a aumentarles las tasas en su Discurso sobre el estado de la Unión .
  • Quiere aliviar la carga tributaria sobre los ciudadanos de las clases medias.

Barack Obama quiere que 100 gigantes de Wall Street y el 0,001% de la población más rico de EEUU financien bajadas de impuestos a las clases medias y bajas y faciliten el acceso de éstas a la educación universitaria.

El objetivo gravar la deuda de bancos, fondos, brokers y aseguradoras -es decir, lo que provocó la crisis de 2008- y las inversiones financieras de los millonarios para así recaudar 320.000 millones de dólares (276.000 millones de euros) en 10 años. Ese dinero iría a ayudas a la contratación de planes de pensiones privados por las personas de rentas medias y bajas y ayudas a las pymes y a los jóvenes para que vayan a ‘community colleges’, universidades que ofrecen grados de dos años y que a menudo son usadas como “trampolín” para acceder a una Licenciatura.

El plan, que junto a otras medidas será anunciado este martes por Obama durante su Discurso sobre el estado de la Unión, llega en un momento en el que en EEUU hay una divergencia de ingresos similar a la de la Inglaterra victoriana. Pero las posibilidades de que salga adelante son cercanas a cero. El Partido Republicano, que controla el Congreso, ya lo ha rechazado. El ‘lobby’ de las grandes empresas financieras tiene poder de sobra para tumbarla. Al igual que las 30.000 personas más ricas del país, que son las afectadas por el plan.

Perjudicados con nombre y apellidos
Y es que los perjudicados tienen nombre y apellidos. Uno de ellos sería Mitt Romney, candidato republicano a la Casa Blanca en 2008, 2012 y, tal vez, en 2016. En 2012, Romney declaró un patrimonio de entre 165 y 215 millones de euros (de 190 a 250 millones de dólares). Pero, entre sus activos, está un plan de pensiones de entre 18 y 88 millones de euros en una Cuenta de Jubilación Individual (IRA, según sus siglas en inglés).

Ésa es una cifra fantástica, porque sólo se pueden realizar aportaciones de un máximo de 6.500 dólares anuales a estos productos. De modo que, o los gestores de Romney cuentan con acceso a los planes de la Divina Providencia con respecto a dónde invertir para dejar al Milagro de los Panes y los Peces a la altura del betún, o sus abogados saben cómo retorcer la ley.

Y, a juzgar por lo que explica ‘The Washington Post’, son los letrados, y no el Altísimo, quien ha obrado el milagro: Romney puso en su IRA activos a precios ridículamente bajos, que al ser computados a valor de mercado valen mucho más. Es una táctica que han empleado unos 314 personas en EEUU, entre las que están varios fundadores de empresas tecnológicas. Ahora, la Casa Blanca quiere limitar la cantidad máxima que se pueda tener en una IRA a 3,4 millones de dólares.

El ‘Ángel de la Muerte’
La propuesta de Obama también quiere matar al ‘Ángel de la Muerte’. Así es como se conoce entre los abogados de EEUU a una disposición que permite que las plusvalías tengan un tratamiento fiscal muy favorable -y lleguen a quedar exentas de imposición- en las herencias.

El mecanismo es simple: una persona compra, pongamos por caso, acciones por un millón de dólares que a su muerte valen 10 millones. Su único hijo hereda esos 10 millones y decide vender los títulos. La plusvalía es de 9 millones, que es la diferencia entre lo que costaron y lo que valen. Pero, para la Hacienda de EEUU, el marcador de la revalorización ha sido puesto a cero en el momento en el que las acciones fueron transferidas del padre fallecido al hijo. Si el heredero vende sus títulos a 11 millones, sólo paga Impuesto de Plusvalías por un millón. Si los vende a 10 millones, a efectos fiscales no ha ganado nada. Lo único que ha aumentado es, presumiblemente, el afecto del hijo por su difunto padre.

Según la Oficina Presupuestaria del Congreso, el ‘Ángel de la Muerte’ le cuesta a la Hacienda estadounidense alrededor de 14.000 millones de euros (16.000 millones de dólares) anuales. De esa cifra, casi 7.000 millones son los que se ahorran el 5% más rico del país, de acuerdo a los datos del ‘think tank’ demócrata Center for American Progress.

Obama no quiere abolir el sistema, sino eliminarlo de las grandes fortunas, que también saldrían perdiendo con otra propuesta del presidente: elevar el tipo del tramo más alto del Impuesto de Plusvalías del 20% al 28%. La Casa Blanca arguye que ese bajo impuesto es uno de los factores que hacen que los 400 estadounidenses con más ingresos-aquéllos que ganan más de 120 millones de euros al año-pagan en promedio un 20% de lo que ganan a Hacienda.

Finalmente, la Casa Blanca quiere otro impuesto, con un tipo del 0,07% la deuda de unas 100 grandes instituciones financieras que tienen activos superiores a 43.000 millones de euros. La propuesta llega un día después de que Jamie Dimon, el presidente del mayor banco del mundo, JP Morgan, afirmase que el Gobierno de EEUU está poniendo excesiva presión en los grandes instituciones financieras. “¿Queréis que el próximo JPMorgan sea chino?”, dijo Dimon en la presentación de los resultados del banco en el cuarto trimestre de 2015, en el que ganó 4.265 millones de euros.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here