Panamá reabrió su centenario Canal

0

La ampliación del canal de Panamá en la forma de un tercer carril de navegación es eso, un monumental proyecto en el que los panameños han depositado sus más grandes esfuerzos, no exento de contratiempos, pero marcado por una palabra que resume el espíritu de la obra desde su construcción en los albores del siglo XX: titánica.

Esto en un contexto en el que el buen nombre del país se ha visto salpicado por los denominados Panama Papers. También el de la competencia del canal del Suez (Egipto), que ha logrado morder un 10 o 15 por ciento de los ingresos anuales del canal de Panamá en los últimos tres años, según cifras citadas por ‘Wall Street Journal’. O incluso del eventual canal por Nicaragua. Eso sin contar con el impacto que sobre la economía mundial tendrá el ‘brexit’.

Para abordar la crisis, la industria naviera unió recursos para usar menos barcos, pero construirlos mucho más grandes. La ampliación es la respuesta a eso: un carril en el que puedan atravesar el canal buques neopanamax, la clasificación que designa a embarcaciones con capacidad para transportar unos 14.000 contenedores.

Para entender la magnitud del suceso, basta con decir que por allí pasa el 6 por ciento del comercio del mundo, un tercio del comercio entre Asia y América, y hasta hoy solo cabían por esta autopista acuática que une al Atlántico con el Pacífico buques para unos 4.000 contenedores (panamax). La capacidad de la vía se duplica.

Por eso, cuando hoy el portacontenedores chino Cosco Shipping Panama haga el paseíllo inaugural ante al menos 11 jefes de Estado y de gobierno (el presidente Juan Manuel Santos no tiene previsto ir) y más de 20.000 invitados, terminan nueve años de historia de construcción, pero se inicia otra que espera impulse a una de las economías más sólidas de la región, con un crecimiento de su PIB de entre 6,0 y 6,6 por ciento proyectado para el 2017.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here