Salida de Carstens causa incertidumbre en Banxico

0

Cd. Victoria, Tamaulipas.- Agustín Carstens ha comenzado su gira del adiós como gobernador del Banco de México (Banxico), organismo que ha liderado desde 2010 y su relevo deberá concretarse antes del 30 de noviembre, día que Carstens dejará su puesto para asumir su cargo de director del Banco de Pagos Internacionales (BIS) con sede en Suiza.

Actualmente, el presidente de la República, Peña Nieto, no ha definido un sucesor, aunque ya existen candidatos con posibilidad para ocupar el cargo de Gobernador de Banxico: José Antonio Meade, Manuel Ramos Francia, Alejandro Díaz de León, Miguel  Messmacher, y Luis Videgaray y José Antonio González Anaya, los senadores tendrán que ratificar esta decisión y en tiempos electorales no será un tarea fácil.

Si existiera el caso de no tener a un sucesor definido para el 30 de noviembre, el subgobernador del Banxico, que tenga mayor antigüedad, Roberto del Cueto, será quien tome el cargo de manera temporal, tal y como lo marca la Ley del Banco de México, vigente desde 1998.

Indiscutiblemente, Agustín Carstens ha sido la figura más importante de la política económica mexicana, su trabajo en la Secretaría de Hacienda y en el Banco de México ha sido la fiel implementación de un modelo que apostó por la estabilidad macroeconómica, la apertura comercial y la liberalización financiera.

Desde que el mismo anunció su renuncia, varios analistas financieros dieron a conocer los nombres de los posibles sucesores, siendo José Antonio Meade, actual Secretario de Hacienda y Crédito Público, el mejor posicionado, aunque también se le señala como candidato del PRI a Presidente de la República, pero no es casualidad que Meade sea el favorito de los posibles candidatos a Gobernador del Banco Central, puesto que en la historia del Banco de México, sus titulares han sido ex secretarios de Hacienda, lo que convierte la transición en un proceso “natural” dentro del sistema financiero.

Pero, si se diera el caso que Meade no llegue a Banxico, el especialista consideró que Manuel Ramos Francia y Alejandro Díaz de León tienen a su favor la experiencia obtenida como subgobernadores del Banco de México.

En definitiva, la sucesión de Banxico, representa un tema fundamental en un momento en el que la confianza y el sentimiento de los mercados respecto a las perspectivas económicas del país pudiera cambiar drásticamente, así mismo puede significar el retiro del modelo económico neoliberal.

Por otro lado, las elecciones presidenciales del 2018 prometen altas dosis de polarización política: Andrés Manuel López Obrador, el candidato antisistema por excelencia, es referido como la mayor amenaza para un régimen económico que ha privilegiado la ortodoxia macroeconómica por encima de cualquier esfuerzo significativo de redistribución del ingreso.

Es verdad que el voto de Carstens tiene más peso que el de otros miembros de la Junta de Gobierno, su figura garantiza una sensación de respaldo, dentro y fuera de México. El papel que ha jugado en organizaciones multilaterales como el FMI, e incluso su nombramiento como presidente del BIS avalan esta percepción.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here